martes, 24 de abril de 2012

Diferencias entre intérpretes orales y de lengua de signos


A veces la gente (mi madre) me pregunta a ver por qué no me dedico a interpretar lenguas orales, no sé, creo que la interpretación de lenguas orales (ILO) goza de un “prestigio” que la interpretación de lengua de signos (ILS) no. Y puede que esa sea precisamente la primera diferencia entre estos dos tipos de interpretación.


Para empezar seguiré hablando de esa primera diferencia que he apuntado al principio, aunque quizá sea la menos destacable a primera vista. Los ILS trabajamos para un colectivo que tiene una discapacidad, por eso, en ocasiones, no se nos ve como profesionales de la interpretación, si no como trabajadores sociales, mediadores o incluso familiares de personas sordas. En cambio, cuando dices que eres ILO creo que se imaginan a la voz que interpreta a los famosos que entrevistan en la tele, imaginan conferencias prestigiosas (que algún ILO me corrija si me equivoco). Por eso creo que la gente a veces nos ve como personas de buen corazón que ayudan a los sordos y no se nos reconoce profesionalmente como lo que realmente somos. Pero bueno, todo esto a modo de reflexión en voz alta.

Otra de las diferencias que puede influir es el hecho de que mientras que los ILO han hecho la licenciatura de TeI en la universidad, para ser ILS se hace un grado superior que te acredita como técnico y no como licenciado. Pero dejemos eso de momento, ya que esta es otra de las cosas que merece una entrada aparte.

Una vez hecha esta pequeña reflexión, me gustaría comentaros algunas otras diferencias que son quizá más notables pero que a veces pasan desapercibidas.

-       Diferencias por las lenguas de trabajo.

La LS es una lengua viso-gestual y la LO es auditiva-oral, esto conlleva pros y contras. Lo bueno es que la LS nos deja libre el canal de recepción mientras emitimos el mensaje en la lengua destino, es decir, si estamos encima de un escenario interpretando a una persona que habla en castellano, solo escuchamos su voz, mientras que si fuésemos ILO escucharíamos también la nuestra, si hablamos de interpretación simultanea. Yo pensaba que a eso nunca me podría acostumbrar pero, sí, lo haces. Cuando interpretas a lengua de signos utilizas dos canales muy distintos para recibir y emitir el mensaje y esto también tiene sus complicaciones.

Aparte, como podemos emitir el mensaje por canales distintos, en la ILS no se plantea la posibilidad de hacer interpretación consecutiva, ni tenemos que inventarnos mil formas de arreglarnos con la toma de notas (cosa que, por cierto, ¡me encantaba en la carrera!).







-       Diferencias por el grupo de clientes para el que trabajamos.

En el caso de la ILS Los clientes son personas sordas y oyentes que viven en la misma zona y eso puede ayudar, pero también hay que tener en cuenta que la cultura oyente y la cultura sorda son dos culturas bastante diferentes y también tenemos que lidiar con referentes culturales y demás. En cambio, los ILOs  trabajan con personas de distintos países, que tienen lenguas y culturas diferentes, y quizá las diferencias culturales sean más difíciles de salvar.

Aparte, considero que los ILS trabajamos en una relación más directa con las personas a las que nos dirigimos, porque se nos ve mas y porque, en general, ya conocemos a las personas sordas con las que trabajamos.


-       Diferencias por el ámbito de trabajo.

En el caso de los ILO el ámbito de trabajo suele estar bastante definido, por lo general (aunque ya sé que no siempre), los ILOs son intérpretes de conferencias o intérpretes sociales. Incluso hay cursos, masters… enfocados a un ámbito o a otro.

Los ILSs nos dedicamos a todo lo que un sordo pueda necesitar (aunque también depende de para quien trabajemos), pero nos puede tocar interpretar 14 horas lectivas semanales en un aula de 4 de la ESO, como es mi caso actualmente, interpretar una asamblea, una conferencia sobre cualquier tema, una visita al oculista, una gestión en un banco, un funeral, una reunión de vecinos… De estas dos últimas no me han tocado nunca y… ¡Toco madera!




-       Diferencias dadas por la visibilidad y/o invisibilidad del intérprete.

Esta diferencia es más para interpretes de conferencias. Mientras que los ILO trabajan en cabinas y, en la mayoría de los casos, no se les ve y si les ve, pero los ILS nos ponemos delante de las narices.

Nosotros nos ponemos delante del público, y como todo, esto también tiene pros y contras. El pro es que recibes feedback directo del emisor del mensaje, cuándo empiezas la interpretación no tardas en identificar quienes son las personas sordas en la sala, a veces ellos mismos te avisan, y asienten si entienden las cosas, te ponen una cara rara si no lo entienden y a veces hasta te ayudan con la terminología.

¿Los contras? Por una parte, que tenemos que ir impecablemente vestidos, siempre de oscuro, nos tenemos que acordar de quitarnos joyas, etc. para que se nos vea bien y nos tenemos que encargar de tener sonido hacia nosotros y de que tengamos una luz para asegurarnos de que se nos ve pero que no nos derrita las retinas.

Por otra parte, estamos continuamente expuestos al público, nos mira el que se aburre, el que siente curiosidad por la lengua de signos, el que sabe cuatro signos y cree que puede aprender de ti, el que quiere criticar tu peinado o el que cree que por tener los tres cursos de la asociación de sordos puede criticar como estás haciendo tu trabajo (los que os dediquéis a la traducción audiovisual, podéis comparar esto con el tema de los subtitulos).

Bueno, volviendo a la pregunta inicial, ¿por qué no me dedico a la ILO? Fácil, porque en cuanto me meto en una cabina de interpretación empiezo a escuchar pitidos, porque seguro que se me olvida encender el micro, porque me pongo supernerviosa y me encanta la lengua de signos (quizá la única razón lógica sea esta última, pero creedme, esos pitidos me traen loca). 



miércoles, 18 de abril de 2012

8 falsas creencias sobre la lengua de signos

No pensaba que esta fuera a ser mi segunda entrada, pero parece que sois bastantes los que sentís curiosidad por la lengua de signos y, por eso, voy a hacer una entrada parecida a la anterior, pero esta vez sobre la lengua de signos en sí.

Utilizaré, como en mi primera entrada, preguntas o afirmaciones que en alguna ocasión me han hecho, pero si tenéis mas preguntas, no dudéis en preguntar en comentarios.

1. Lo bueno de la lengua de signos es que es universal.

La lengua de signos no es universal, no hay una única lengua de signos que se use en todo el mundo. Las lenguas de signos están divididas en zonas geográficas que pueden coincidir, o no, con los límites geográficos políticos y con las lenguas orales de cada zona.


Mucha gente se asombra al enterarse de que no es universal y dice cosas como '¡Pues ya podrían haberla hecho universal, así se entenderían todos!'. Pues sí, pero el problema es que las lenguas de signos no 'las han hecho', han surgido de forma natural como el resto de las lenguas.

Existe una forma de comunicación con signos universal, el sistema de signos internacional, una especie de 'esperanto de los signos'. A pesar de no tener consideración de lengua, se usa en conferencias internacionales.

2. La lengua de signos es la forma de expresarse de las personas sordas, no una lengua.

La lengua de signos es una lengua, no un sistema de comunicación alternativo. Si bien es cierto que su nivel de normalización no es muy alto aún, esto no le quita su estatus de lengua, ya que tiene su vocabulario, su gramática, sus expresiones idiomáticas, una cultura de la que se enriquece... Vamos, todo lo que le hace falta a una lengua para ser lengua.

En este punto aprovecho para explicar que el término correcto es lengua de signos o lengua de señasl, pero no lenguaje de signos o lenguaje de señas. El término lenguaje hace referencia a la capacidad que tenemos los humanos de adquirir una lengua como forma de comunicación y lengua es el conjunto de signos, palabras y normas que nos permiten comunicarnos con otros.





3. ¿Dependen las lenguas de signos de las lenguas orales de su zona geográfica?

No, pero tienen influencias y pueden usar términos de la lengua con la que conviven, lo que por otra parte, es lógico. Pero la lengua de signos española tiene una gramática propia y es distinta de la gramática del castellano.

A veces se signa con la estructura del castellano, es decir usamos signos de la lengua de signos con la estructura gramatical de la lengua oral, pero eso no puede considerarse lengua de signos, por eso se le llama bimodal.

4. ¿Cómo son los signos para los términos abstractos que no se pueden hacer de una forma icónica?

En la lengua de signos hay signos que son muy icónicos porque se basan en la forma de un objeto o en como se usa o quizá en un movimiento que hacemos... Pero también hay signos arbitrarios, como por ejemplo, proyecto.

5. ¿Hay un signo por cada palabra?

No tiene porqué. A veces un signo no puede expresarse solo en una palabra y otras veces una palabra no puede expresarse solo en un signo, al fin y al cabo, ya hemos dicho antes que la lengua de signos y la lengua oral no son lenguas dependientes.



6. Entonces, ¿para qué se usa el alfabeto dactilológico?

El alfabeto dactilológico es una representación manual de las letras que usamos en castellano, o en otros idiomas.


Sirve para deletrear nombres propios que no tienen signo, conceptos cuyo signo desconocemos o desconoce nuestro interlocutor, introducir conceptos nuevos...


Es un error pensar que la lengua de signos se basa en él y que solo se deletrea, aunque hay lenguas de signos que lo usan más que otras.


Aún así, conocerlo puede resultar muy útil y es lo primero que se aprende al empezar con la lengua de signos.


Copiando las imágenes... ¡Ya podéis decirle vuestro nombre a una persona sorda!





7. En la lengua de signos solo se usan las manos.

Para resumir un poco, diré que cada signo tiene cinco parámetros:
- La configuración de la mano, es decir, la forma en la que ponemos la mano.
- Lugar de articulación, lugar donde hacemos el signo.
- Movimiento de la mano.
- Dirección del movimiento de la mano.
- Expresión de la cara. Aquí entrarían los patrones labiales y las expresiones de la cara, cuya función dentro de la comunicación sería la expresiva.

Por lo tanto, no solo usamos las manos en la lengua de signos. Las expresiones faciales y los patrones labiales son muy importantes y nos permitirán diferenciar por ejemplo entre enunciados y preguntas o entre signos cuyos otros cuatro parámetros son iguales, por ejemplo, 'dulce' y 'dolor'.

8. Todas las personas sordas saben lengua de signos.

Solo saben lengua de signos las personas que han tenido acceso a ella, independientemente de su sordera.

Hay personas sordas que han crecido entre oyentes y no han tenido oportunidad de aprender la lengua de signos, por poner un ejemplo. También hay personas oyentes que han adquirido la lengua de signos de pequeños, como pueden ser los hijos de padres sordos (conocidos como CODAs-Children of Deaf Adults). 




Pues hasta aquí el post de hoy, espero que os haya parecido interesante y ya sepáis deletrear vuestro nombre, ;).

viernes, 13 de abril de 2012

Preguntas frecuentes sobre mi profesión (intérprete de lengua de signos)

Bueno, pues aquí el nacimiento de un nuevo blog. Lleva tiempo gestándose y ahora mismo lucha por salir, así que espero que os resulte interesante y así pueda tener una buena bienvenida al mundo blogero.

Os he colocado un par de pestañitas arriba sobre mi y sobre mi CV por si tenéis curiosidad, por que al fin y al cabo este blog pretende ser un reflejo de lo que yo soy. Por eso, y aunque pueda parecer a simple vista un poco caótico, me gustaría hablar un poco de cada cosa que me interesa profesionalmente.

¡Pero vamos con la primera entrada! Como mi verdadera profesión y vocación es la interpretación de lengua de signos, o ILS, está dedicada a este gran mundo de los signos y la interpretación.



Como es una profesión un poco desconocida y curiosa para mucha gente me suelen hacer bastantes preguntas, así que lo que pretendo en esta primera entrada es tratar de contestar a las preguntas que me suelen hacer para dar a conocer un poco mi trabajo.

Por supuesto, si hay alguna pregunta que os ronde la cabeza y queráis hacer estaré encantada de contestaros en los comentarios.

¿Por qué estudié Lengua de Signos?

Básicamente porque me encantan los idiomas. En la universidad del País Vasco organizan unas jornadas de Lengua de Signos, asistí, me encantó y decidí estudiarlo. En mi caso no hay una razón "social", he estudiado Lengua de Signos por mi pasión por los idiomas, la interpretación y lo curioso de un idioma visual.

¿Cómo he aprendido Lengua de Signos?

He realizado un ciclo formativo superior de Técnico en Interpretación de Lengua de Signos de dos años de duración.

¿Tengo algún familiar sordo?

No y no es necesario tenerlo para ser intérprete, ni para que te interese esta lengua.

¿Tengo amigos sordos?

Tengo conocidos sordos y muy buena relación con ellos, pero no necesito tener amigos íntimos solo por dedicarme a esto.

¿Es difícil aprender la lengua de signos?

Es igual de difícil que aprender cualquier otro idioma, depende de mil cosas, entre otras de la habilidad de cada uno. Es verdad que es una lengua un tanto diferente porque es visual y se hace con las manos, bueno, pues es cuestión de cambiar un poco el chip. Como todo es constancia, ganas y empeño.

También me suelen preguntar mucho cuánto se tarda en aprender, pero es que yo no tengo una respuesta para eso, en una lengua siempre se sigue aprendiendo... Por si a alguien le sirve de guía tras finalizar el ciclo formativo que hice yo (es de dos años, pero normalmente tardamos algo más) se tiene un nivel aproximado de B1-B2.

¿Soy muy buena persona por dedicarme a esto?

No. No me entendáis mal, no quiero decir que sea mala persona (:P), pero creo que no tiene nada que ver una cosa con la otra. Yo no me dedico a esto por ayudar, lo hago porque me gusta.

¿Es más fácil la interpretación de LS porque se produce por dos canales?

Creo que es cuestión de práctica, no lo tengo del todo claro, cada forma de interpretación tiene sus dificultades y ventajas. A mi desde luego me resulta más fácil la interpretación de Lengua de Signos, pero creo que no le he dedicado demasiado tiempo a la oral.

¿Cuántos signos me sé?

Ni idea. Así. Esta me parece una de las preguntas mas curiosas que me hacen. Suelo contestar ¿y tú cuántas palabras te sabes? (con razón a veces me llaman borde, ¿no? :P).

¿Qué pasa si no me sé un signo?

A mi esto me recuerda a cuando se te cala el coche en el examen de conducir. Respiro hondo y busco una solución. Hablaré de esto más adelante, pero no es necesario saberse todos los signos que existen sobre un tema especializado para interpretarlo, probablemente ni existan. Siempre se pueden buscar soluciones como el deletreo, la paráfrasis... y hay que buscar en cada momento la más adecuada.

¿Voy siempre de negro?

No. Otros ILSEs sí, yo no. Al menos no en todos los servicios.
La razón por la que nos vestimos de negro es porque necesitamos ir de oscuro y color liso para que destaquen nuestras manos y nuestra cara. Además el negro siempre queda neutral, como debe ser un ILS, y formal, para ciertos actos viene genial. Pero el color oscuro no tiene porque ser necesariamente negro, puede ser azul marino, gris oscuro, marrón... Yo suelo optar por el negro en interpretación de conferencias, me encanta el negro y dicen que estiliza (:P).



¿Cuánto tiempo puedo interpretar seguido?

Depende del tipo de servicios, pero para interpretación de conferencias se suele trabajar en equipo si la duración supera una hora. Generalmente para conferencias más largas de una hora se cuenta con dos intérpretes, así siempre habrá un intérprete en activo y otro que realice el apoyo. Los cambios entre intérpretes se acuerdan antes de comenzar y puede depender de diferentes factores y de los gustos de cada uno. A mí personalmente me gusta cambiar cada 20 minutos.

¿Por qué tengo que cuidarme la voz si "hablo con las manos"?

Porque a veces también es importante lo que la persona sorda tiene que decir, ¿no? ;)