miércoles, 6 de febrero de 2013

Concursos públicos vs. Condiciones laborales

El mundo de la interpretación está en guerra. No, no es la primera guerra laboral, ni será la última. Y en el ámbito del trabajo, ya pocas cosas nos sorprenden, pero creo que es bueno seguir llevándose las manos a la cabeza con algunos ataques que podemos sufrir los profesionales. 

Contraatacar no es siempre fácil, eso está más que claro. Pero rendirse nunca fue una opción.

Hace unas semanas empecé a preparar una entrada para hablar un poco sobre los atentados contra las condiciones de trabajo de los intérpretes de lengua de signos que se están llevando a cabo últimamente, la pospuse. Hay temas que me encienden y quería ser diplomática. ¿Existe la diplomacia en la guerra?

Ayer recibí otra llamada, me mordí la lengua (igual estoy envenenada, ya temo por mi salud). 

Resulta que como los intérpretes de lengua de signos, al parecer, hacemos una labor social, muchas veces tenemos que trabajar para empresas que "se venden" a la administración pública, ya que esta última saca cosas, como el servicio de intérpretes de lengua de signos, a concurso. ¿Cuál es el problema? Que las empresas quieren ser competitivas. Es normal, pero son competitivas a nuestra costa

Más o menos esta viene siendo mi cara cuando desde ese tipo de empresas me informan sobre la tarifa que voy a cobrar por una hora de servicio:

(Con algún que otro año más, cierto es)

Nunca he comulgado con la inconformidad sistemática contra el sistema, quienes me conocen lo saben. Pero también saben que no me callo y que soy profesional en mi trabajo.

Pero hoy he recibido un e-mail a modo de contraataque que me ha arrancado una sonrisa y en el que pedían máxima difusión. Antes de nada, quiero que quede claro que lo dicho hasta ahora es mi opinión, no la de nadie más y que no hablo en nombre de nadie.


Ahora, quiero compartir con vosotros un comunicado de prensa que ha preparado FILSE (Federación Española de Intérpretes de Lengua de Signos y Guías-Intérpretes de Personas Sordociegas) sobre el tema de los concursos y las condiciones laborales de los intérpretes.